¡Recomienda esta página a tus amigos!                         

¿SAL YODADA O SAL MARINA?

 

La sal, además de ser un compuesto esencial para el hombre y ser ampliamente utilizado en la cocina, es también un poderoso anticorruptor y de ahí su uso, desde la antigüedad, en la salazón del carnes y pescados, en la fabricación de quesos etc.

Es además una importantísima materia prima en la industria química, usada para la fabricación de ácido clorhídrico, sosa cáustica, plásticos, pvc, etc.

También se emplea como medicina natural para aliviarnos de algunos males. He aquí algunos ejemplos:

INFLAMACION DE BOCA Y GARGANTA
Hacer gárgaras con una disolución de agua y sal.

CONGESTION NASAL
Disolver sal marina en agua y poner cinco o seis gotas en cada fosa nasal.

BAÑOS
Los baños en agua salada, tanto de cuerpo entero como solo para los pies, son un buen tonificante contra la fatiga.

HEMORROIDES
Tomar baños de asiento con agua salada, dos o tres veces al día, es una gran ayuda.

CONTUSIONES
Preparar una solución caliente de agua, sal y vinagre y aplicar en forma de compresas sobre la contusión

CONSEJOS CULINARIOS

BERENJENAS QUE AMARGAN
Para evitarlo, sumérgelas en agua salada a la vez que las vas pelando. Pasados 5 a 8 minutos, las escurres, las secas con papel de cocina y ya puedes utilizarlas.

PARA NO QUEMAR LOS ASADOS
Echar un poco de sal sobre la superficie de la parrilla o sartén.

REPARAR LOS EXCESOS DE SAL
En guisos y salsas calientes podremos rebajar el punto de sal añadiendo una rodaja de papa (patata) cruda y dejándola cocer hasta que esta haya absorbido el exceso de sal. En salsas frías, añadir una cucharadita de vinagre de sidra y otra de azúcar mezclándolo bien.

Tanto la sal yodada como la marina son una opción a la sal de cocina. Son más sanas y resultan hasta preventivas para ciertas enfermedades como la hipertensión, etc. A continuación, podrás conocer por qué consumir sal es tan importante para el ser humano, y qué beneficios trae consumir la sal yodada.

La importancia de la sal
La sal, en principio, tiene numerosas virtudes. Esta combinación de sodio y cloro regula el equilibrio ácido-base del organismo, mantiene la presión osmótica, conserva la excitabilidad muscular y ayuda a la permeabilidad celular. Además, es utilizada para preservar los alimentos de las bacterias que provocan la putrefacción. Abre el apetito y es imprescindible para quienes siguen un régimen vegetariano estricto.
Pero, a pesar de que es un elemento necesario en la alimentación, el organismo humano sólo necesita sal en pequeñas cantidades. Estudios aseguran que el organismo necesita una cantidad de sal veinte veces inferior a la que habitualmente se consume, que suele rondar los 5 gramos diarios.

La sal en sí no es perjudicial, pero en exceso actúa como estimulante de las glándulas suprarrenales y favorece la hipertensión, la arterioesclerosis y la retención de agua de los tejidos grasos. También daña a los riñones, trastorna el equilibrio hormonal y, aunque parezca raro, crea adicción (pero no muy fuerte). La alimentación con poca sal, o totalmente carente de ella, está médicamente indicada para prevenir o aliviar afecciones como las citadas, pero también puede ser importante en períodos concretos como el embarazo (ciertos especialistas en los últimos meses limitan la ingestión de sal de la gestante a dos gramos diarios porque, aseguran, con ello se facilita el parto).
 

Eliminar este condimento de la alimentación diaria no es tan fácil, porque para ello se tendría que supervisar de forma constante la composición de los alimentos que se van a ingerir. La sal de cocina se puede sustituir con facilidad por otros aromatizantes naturales (laurel, tomillo, limón, estragón, romero). Además, existen otras sales a base de otros elementos (como el potasio o el magnesio) que pueden suavizar el cambio.

ésta es necesaria para una dieta sana. El déficit de yodo puede dar lugar a graves consecuencias en el feto durante la gestación, en el niño para su desarrollo y en el adulto provocando bocio hasta situaciones patológicas graves. El yodo es un elemento que el cuerpo necesita para estar sano y que se encuentra en algunos alimentos. La falta del mismo puede causar enfermedades graves, como: bocio, cretinismo, retardo mental, sordomudez. Por lo tanto su consumo, beneficia a todos por igual.

Los desórdenes por deficiencia de yodo constituyen la primera causa de retardo mental que se puede prevenir en la niñez, también causan una pérdida significativa de la capacidad de aprendizaje, aumentan el riesgo de abortos, y representan una pérdida del 5% del PIB en los países afectados. La deficiencia de yodo está presente en 118 países y cerca de 1.500 millones de personas viven en regiones con este problema.

Sal marina
ésta se obtiene de forma natural por la evaporación provocada por el sol y el viento. A diferencia de la sal de roca, contiene sólo un 34% de cloruro sódico y es más rica en oligoelementos. La sal marina, obtenida directamente de las salinas, es, a pesar de su color gris, más sana y completa que la refinada que se emplea para condimentar la comida. La sal de mesa es más seca debido a la incorporación de fosfato de cal.

La marina se puede encontrar en establecimientos dedicados a la dietética. En estas tiendas también se pueden comprar sales a las que se han añadido especias o extractos de vegetales que sustituyen al cloruro sódico y consiguen un aroma más apetecible para el paladar. Estos compuestos son muy resistentes al calor y se pueden añadir a los alimentos antes de cocinarlos.