¡Recomienda esta página a tus amigos!                         

CUIDADO DE LOS PECHOS

La aplicación de aceites vegetales y la alimentación son pilares fundamentales para los cuidados de los pechos para mantenerlos firmes y bonitos.

Unos buenos masajes con el adecuado aceite vegetal nos ayudará a conseguir unos pechos bien cuidados.

Los pechos son una de las partes más bellas y más delicadas del cuerpo femenino. Para que se mantengan firmes y turgentes los aceites y algunas plantas son tus mejores aliados. Los aceites vegetales tienen en común ciertas cualidades generales: penetran muy bien en la piel, no suelen presentar problemas de tolerancia y en especial, suavizan, dan elasticidad a la piel y son muy nutritivos. Además, los ácidos grasos esenciales que contienen favorecen la hidratación de las capas superiores de la epidermis y evitan que la piel se reseque.

Cuidados de los pechos con el aceite vegetal que mejor te vaya

Debes hacerlo 3 veces a la semana.

  • Aceite de borraja: aporta elasticidad, regenera, revitaliza y tonifica. Preserva las fibras de colágeno y funciona especialmente bien en las pieles secas.

  • Aceite de germen de trigo: suavizante, nutritivo, antiarrugas, protector. Especial para pieles deshidratadas y/o estropeadas.

  • Aceite de onagra: antiarrugas, hidratante, reestructurante, revitalizante. Asegura la regeneración de las fibras de colágeno y previene la aparición de arrugas en las pieles delicadas.

  • Aceite de aguacate: suavizante, fortificante, protector, hidratante. Penetra muy bien, protege la piel de las agresiones y aumenta la elasticidad. Para pieles agrietadas, deshidratadas y frágiles.

Si estás consumiendo perlas de aceite de borraja o de onagra, puedes utilizarlas también para aplicártelas externamente sobre los pechos: rompe una, y con cuidado, vierte el aceite de su interior sobre la zona y extiéndelo suavemente.

Los alimentos que más favorecen la belleza de los pechos

  • Pescados azules y aceites de prímula y de borraja, por su contenido en ácidos grasos esenciales que hidratan la piel por dentro.

  • Cereales, en especial: malta, cebada, centeno, trigo, maíz, avena y alforfón que proporcionan mayor turgencia a los senos.

  • El Germen de trigo, por su extraordinaria riqueza en vitamina E retrasa el proceso de degradación de los tejidos.

  • Alimentos gelatinosos.

Contra las estrías en los pechos... salvia y tepezcohuite

Si tu problema son las estrías, estas dos plantas son las que mejor funcionan. De la salvia se utiliza su aceite esencial. El tepezcohuite lo encontrarás en crema en casi todos los herbolarios. Los dos se utilizan en delicados masajes para atenuar las estrías profundas de los pechos y reactivar los tejidos dañados.

Mascarilla nutritiva natural para los cuidado de los pechos

Antes del baño y una vez a la semana, prepara una mascarilla natural con una cucharada de miel, una de levadura de cerveza y una de aceite de oliva, disueltas en media tacita de leche fría. Aplicada sobre los pechos, te aportará nutrición a la piel y la ayudará a mantenerse sedosa e hidratada. Para que sea eficaz, basta dejarla actuar unos diez de minutos, después aclárala con un poco de agua templada.

Toma aceite para los cuidados de los pechos

Toma cada día 2 perlas de aceite de borraja o de prímula. Los ácidos grasos esenciales que contienen mejoran el aspecto de la piel en general y garantizan la elasticidad. Aunque la epidermis del seno no rejuvenece, se puede mejorar su aspecto a cualquier edad.

Y además...

  • Usa el sujetador apropiado.

  • Vigila los cambios bruscos de peso.

  • Báñate o dúchate siempre con agua templada, nunca demasiado caliente.

  • Hidrata su piel siempre después del baño.

  • Intenta mantener una posición correcta, con la espalda recta.

  • Practica la natación, los estilos que van mejor son la braza y la espalda.

  • Haz ejercicios de gimnasio específicos para los pectorales, dos veces a la semana.

Cuidados de los pechos si estás embarazada

El pecho es la angustia de toda futura mamá, pero si se siguen estos consejos no hay de qué preocuparse.

  • Ante todo, ponte un sujetador desde el primer momento ¡que sostenga bien!, a poder ser de algodón suave y con tirantes anchos fáciles de regular. Ves adecuando la talla a medida que pasan los meses y, si el pecho te hace daño, déjatelos puestos también durante la noche.

  • Hidrata y suaviza los pechos en profundidad dos o tres veces al día y utiliza una crema especial antiestrías.

  • Para calmar los dolores puedes darte un masaje suave con un guante de baño mojado en agua tibia.

  • Durante la lactancia sigue hidratando los pechos todos los días, pero no los pezones sin antes haberle enseñado la crema al pediatra que te sabrá decir si hay algún riesgo para el recién nacido.