¡Recomienda esta página a tus amigos!                         

EL BICARBONATO DE SODIO

Seguro que usas bicarbonato sódico en la cocina, como ingrediente de muchas recetas de repostería. ¿Pero sabías que este producto natural, seguro y barato sirve además para apagar incendios, eliminar malos olores, lavarse los dientes y quitar manchas? Descubre aquí algunos de los mil usos del bicarbonato.

 

PERO ¿QUÉ ES?
El bicarbonato de sodio o sódico (conocido como “baking soda” en inglés) es una sustancia natural que se encuentra presente en todos los organismos vivos, ayudándoles a mantener el equilibrio del pH, es decir el equilibrio entre sustancias ácidas y alcalinas. El bicarbonato reacciona ante los ácidos haciéndolos más alcalinos, y ante los alcalinos haciéndolos más ácidos.

Aunque es una sustancia natural, también se fabrica industrialmente mezclando gas carbónico con carbonato de sodio. Esto es lo que encontramos en el supermercado: un polvo blanco y cristalino que no desprende olor y que viene envasado en cajas o botes.

El bicarbonato tiene muchos usos insospechados: la industria farmacéutica la usa en medicamentos efervescentes, la industria agrícola como aditivo de alimentos, y la industria petrolera como....¡antidetonante! Pero aquí nos concentraremos en los usos domésticos de este polvillo tan versátil.

LOS BENEFICIOS
Al no ser combustible, no es susceptible de prender fuego.
No es tóxico, por lo que no supone un peligro para niños ni mascotas.
No mancha: al contrario, elimina muchas manchas.
No tiene un fuerte olor y no ataca las vías respiratorias como los productos limpiadores más comunes.
Es versátil: lo mismo sirve para cocinar que limpiar que desodorizar.
Se puede encontrar en cualquier tienda de alimentación o droguería.
Es muy barato.

LIMPIEZA DEL HOGAR
El bicarbonato es una sustancia alcalina, lo que significa que es capaz de disolver la grasa cuando se combina con agua. Utilizado en seco o en un paño ligeramente húmedo, sus propiedades abrasivas hacen que sirva para restregar superficies sucias, igual que si utilizáramos un estropajo pero con la ventaja de que el bicarbonato no raya.

De esta forma se puede limpiar todo tipo de superficies: metal, plástico, tela, esmaltes...lo mismo sirve para limpiar la bañera que un sofá, una alfombra, un recipiente de plástico o un muñeco de peluche.

HIGIENE PERSONAL
El bicarbonato hace las veces de pasta de dientes y de enjuague bucal para eliminar el mal aliento producido por alimentos fuertes como el ajo. Esto es debido a que el bicarbonato neutraliza los olores reduciendo su acidez.

También se puede utilizar como desodorante en las axilas y los pies. Aunque existe una pequeña posibilidad de irritación de la piel, es muy poco habitual ya que no es dermatológicamente tóxico. Lo mejor es probar en una superficie pequeña de piel y observar los resultados.

SALUD
Como ataca los ácidos, una cucharada de bicarbonato disuelta en un vaso de agua tibia puede reducir el ardor de estómago y aliviar la indigestión tras una comida pesada.

Una pasta hecha con agua y bicarbonato también alivia las molestias de la piel debidas a picaduras de mosquitos y quemaduras solares.

GASTRONOMÍA
Casi todas las recetas de repostería requieren una o dos cucharadas de bicarbonato sódico. Esto es porque esta sustancia reacciona al entrar en contacto con los ácidos de los demás ingredientes, creando dióxido de carbono que aumenta el volumen de la masa del pan, bizcocho o pastel que se esté preparando.

OLORES
Los olores fuertes suelen ser producidos por alimentos muy ácidos, como la leche agria, o muy alcalinos como el pescado poco fresco. El bicarbonato equilibra estos niveles de acidez y alcalinidad, reduciendo así las causas fundamentales del mal olor. Es decir que no tapa el olor con perfumes fuertes, sino que realmente elimina el olor.

Así, es recomendable tener un bote abierto de bicarbonato dentro del frigorífico para que éste no huela.

EXTINCIÓN DE INCENDIOS
Al calentarse, el bicarbonato produce dióxido de carbono que apaga el fuego en lugar de propagarlo como el oxígeno. Por eso es bueno para combatir pequeños fuegos caseros como el producido por una sartén que se incendia repentinamente. Sin embargo no es recomendable usarlo en muy grandes cantidades para fuegos de gran alcance ya que demasiado dióxido de carbono ataca al sistema respiratorio.

CONCLUSIÓN
Así pues, el bicarbonato que todos tenemos en casa puede cumplir muchas más funciones de las que creíamos. Si te preocupa el uso de productos químicos en el hogar, el bicarbonato es una buena alternativa para limpiar con tranquilidad.